lunes, 22 de junio de 2015

ESPEJITO, ESPEJITO



Espejito, espejito quien es la más hermosa del reino? - escucha una vez más desde la celda donde la tienen encerrada un buen tiempo atrás. La acompañan, una joven que solo duerme desde que la trajeron y la otra con un cabello larguísimo que arrastra por el piso al caminar.
Afuera, aquella no se cansa de preguntarle al dañado espejo por su belleza. La magia del espejo no se perdió a pesar que esos horribles enanos irrumpieron como una banda de delincuentes al castillo y destrozaron casi todo.


Uno de los asquerosos enanos entra a darles el repugnante alimento. Una vez más las manosea lujurioso antes de dejarle los platos en el piso. Esta vez se ensaña con la pelilarga, toca su cuerpo de la forma más vil y le susurra metiéndole la lengua al oído:" han pagado muy bien por ti, es tu última noche con nosotros, vendremos los siete a darte tu despedida " le dice lascivo y se va cerrando la puerta de hierro tras él.

Una vez más está llegando la hora de la sangrienta ceremonia diaria, su rostro ya no tiene una sola parte sin una herida abierta o una cicatriz purulenta, su cuerpo es el que paga la venganza por también haber sido bella, ahora es un monstruo irreconocible. No pensaba que una mujer fuese capaz de tal sadismo.

Ella entró con su hermosa sonrisa de labios rojos y hermosos dientes como perlas, dos mediohombres entraron también para agarrarla e inmovilizarla.

"A ver alteza" dijo riendo sarcástica con su voz cantarina "¿Qué parte de tu cuerpo me falta por cortar? tu rostro ya está deshecho" levantó el arma atacante que brillaba y reflejaba por momentos cuando la movía " y pensar que lo que ahora te corta es un pedazo del espejo que antes tanto amabas, ¡aquel que te ayudo a encontrarme y con el cual planeaste matarme con una estúpida manzana! ¿Creíste que era tan imbécil para caer en ese truco? "Dijo con fiereza antes de asestarle un nuevo corte esta vez sobre el seno izquierdo, su piel se abrió en un surco sanguinolento por el cual brotaba el líquido carmesí que mojaba sus pobres vestimentas. El dolor la hizo doblarse hacia adelante, lo cual la malvada aprovecho para hacerle otro profundo corte en la espalda. Cayó al piso sin fuerza por los cortes que se unían a las heridas ya infectadas.
Enseguida se marchó seguida por sus compinches con las risotadas más crueles. La princesa del pelo largo la socorrió llena de lágrimas: " Ay de nosotras, nuestro destino es sufrir hasta el día que partamos de este mundo, tú con ese juego sanguinario y yo en manos de los más pervertidos hombres de reinos lejanos". Se abrazaron llenas de dolor y desesperanza cuando la ex reina vio un reflejo en el piso, su verduga la había cortado con tanta fuerza que rompió un pedazo del espejo que yacía a unos metros de las desdichadas. Ambas se miraron, era tanta su desesperación que no lo pensaron.
En la noche los siete enanos llegaron para "despedir" a la hermosa princesa, todo estaba a oscuras, solo ellos alumbraban con su antorcha. Entraron al calabozo sintiendo que sus zapatos se pegaban al piso como en una miel seca y algo se movía en las sombras muy lentamente. Acercaron la antorcha al centro de la mazmorra. La joven estaba muerta sobre un charco de sangre que hubo salido de sus muñecas cortadas, ya no tenía su larguísimo cabello con ella. Éste colgaba en forma de trenza amarrado a una viga del techo del cual colgaba el cuerpo, ya sin vida, de la antes hermosa reina, torturada por la niña blanca como la nieve y cabello negro como ébano.